Opinion
IGUASU OIPOTACHAGUA YERURE - EL MAR QUIERE SU OFRENDA
.-.
Elías Caurey
Lunes, 31 Octubre, 2016 - 10:48

Valorar: 
Average: 3.5 (2 votes)

Mboapi ara oatama oï yave, “oechauka vaerä” oreve kaa guinoi reta vae kuae tëta Pais Vasco jei vaepe jare kereïkovi jeko reta Euskaldun rami, jaemako iangueko retama oï oyembue vae reta. Amogue jovape oyekua, amoguepe mbaeti, ereï ipia reta mbaetima jendape oï, echako oime oiko reta mbovi tëta retagui: Guaraní jare Aymara (Mboriviagui), Quichua (Ecuadorgui), Kaqchikel (Guatemalagui), Maya Yucateco jare Nahuat (Méxicogui), Nasa (Colombiagui), Mapuche (Chilegui) jare Baribá (Benín – Áfricagui). Jokoraiñovi, oiko reta orendive vasko reta.

Faltaban tres días para hacer el “recorrido guiado” por una parte del territorio del País Vaco. El objetivo: conocer sitios sagrados de la cultura Euskaldun. Los estudiantes del curso estábamos ansiosos. La angustia se hacía evidente en los rostros, en algunos más que en otros, considerando que había 9 nacionalidades en el grupo: Guaraní y Aymara (Bolivia), Quichua (Ecuador), Kaqchikel (Guatemala), Maya Yucateco y Nahuat (México), Nasa (Colombia), Mapuche (Chile) y Baribá (Benín – África). Al conjunto, también se sumarian los vascos.

Ara ovaë rojo vaerä. Guiramoiño pëti mbiagua ou avaë roïape: pukugua, iäka ripi, inamichagua, ïti puku, tïgua, ipirunungaño, ikupe karäpegua jare iñeeatagua; ñande iämondogua. Ereï, jae ndaye oreguaïru. Ima ngatuma roguata yave, amogue jei reta chupe oipota oeki iä jaendivi ereï jae jeigua: “pekita peï peiä vasko ikachi vae ndive”. Ereï, ara oasama yave, rokua mbaeti yepe pochi oyekuaa rami, ipia kavigua jare jaeramiñovi täta iyarakuaagua, jeta oikuaa jëta jekore.

El día “D” llegó. De pronto apareció un hombre en el punto de encuentro fijado para la partida. Tenía un aspecto muy peculiar: de 1,90 metro aproximadamente, casi calvo, arete en una oreja, de nariz grande y puntiaguda, de tez blanca, de contextura delgada, medio encorvado y una voz muy grave. Era el guía. Luego, en el camino, después de tener confianza, algunos le pedían tomarse una foto junto a él, pero antes advertía: “conste, se están tomando foto con el prototipo vasco más feo”; después de los días, entendimos que lo de feo quedaba pequeño ante su amabilidad y su conocimiento sobre la espiritualidad de la cultura Euskaldun.

Roëtama roï yave, oreguataïru jei: “peipota peyerure yave ani irü mbae, mbaeti mbae, peyapoño”. Joko raï jei yave, romae-mae oyoe, guiramoiño metei jei: peyapo yeruru, echako jokoraï ore reko ore ivipe roikomai vae jareo oyapo yasoropai.

Antes de la salida, entre las recomendaciones del guía estaba el hecho de que nos sintamos “libres los que quisieran hacer su ritual en los espacios que consideren pertinentes”. Varios se miraban y murmuraban, hasta que una compañera levantó la voz y agradeció el gesto e instó a los demás a que hicieran sus rituales como naciones originarias.

Jaemako rojo irundi guatakape, mokoi tuicha vae reta jere mokoi michi vae reta. Roë tëta Eskoriatza jei vaegui Oiartzun koti. Matiño, mokoi ara jaipe rojo rovaë. Ara mbite seripe rojo rovaë, che yimbai pochiangama aiko, irü reta joko raïvi oiko reta. Che piaguive guatakape aja aiko, ikavi tape, guiramoiño aeka paravete ñande rape yandemokana-kana vae rupi yaguta yave. Ereï, ïru reta mbaeti chagua, ipiaguivi oke reta ojo. Tëta reta opaete oyovake, yaikuama kia-kiapeko yaiko, yavaete tuicha reta, ivate koti, aipotama ambo jee aiko “Tëtaguasu Euskal Herria”.

La caravana –dos furgonetas (en Bolivia sería minibús o trufi) y dos movilidades pequeñas- salió desde Eskoriatza con destino al Municipio de Oiartzun. Nos esperaban dos horas y media de viajes, eran las diez y media de la mañana, sentía hambre como muchos otros. El viaje era placentero, hermosas carreteras. ¡De pronto! Extrañaba los barquinazos, que de vez en cuando hay en las carreteras de los países latinoamericanos. Empero, otros compañeros no parecían extrañar o, para evitarlo, dormían plácidamente. No distinguía una carretera de la otra al igual que los pueblos que íbamos pasando de uno en uno a lo largo del trayecto, porque todos eran edificios y muy similares, por ahí se podría llamar la metrópoli de Euskal Herria (País Vasco).

Rojo ravaë mbae rechaka Jaizkibelpe. Karu omboipima oï. Orerie paravete okoröroma yimbaigui, añekuäva paravetema aiko, jesekatu iroï oiko. Ereï, mbaeti mbae, opaete royerovia roiko ikavi ñamae ramo, yande puere yaecha amogue tëta reta (Oiartzun, Irun jere ïru retavi) jare iguasu. Jokopevi, jesekatu, oime oiko reta omendata reta vae, maia iä oeki reta oï jokuae mbae mberuechaguape (dron ombojee reta), jaeramo oiporu oreve kuti katu rojo vaerä. Guiramoiño, amogue reta jei: maerapa yaporu ikuña yaeki vaerä ñande ä jae ndive, ereï oimeñoi ñandepitepe amogue reta ikotia iñee vae jei oreve vae: “pemaeño ipiaguive toeki reta iä, guiramoiko ngarama oiko reta joko raï”, jaeramo mbaeti roiporu.

Nuestra primera parada fue el Mirador de Jaizkibel. Ya era casi la una de la tarde. Las barrigas comenzaban a rugir. La mayoría se abrazaban a sí mismos, para fortuna nuestra había algo de frío o “fresco”, como dicen los vascos, lo cual disimulaba el abrazo. Pero no importaba, todos estábamos emocionados con el panorama: para un lado se podía observar algunos poblados (Oiartzun, Irun entre otros) y para el otro el imponente Océano Atlántico. Y, para completar el espectáculo, en el lugar, había una pareja de novios tomándose foto; el fotógrafo utilizaba un ‘dron’ para hacer las imágenes y nos pidió que “por favor despejáramos por un rato el lugar”. Nos quedamos mirando atónitos la escena. A uno de los compañeros se le ocurrió pedir prestada a la novia para tomarse una foto, la idea era genial, pero en el grupo siempre hay alguien más racional y nos dijo que lo dejáramos “en paz” a que disfrutaran de su día. Creo que tenía razón, así que no continuamos con tan noble idea y gran recuerdo hubiera sido si permitía el novio hacernos la foto.

Opama roeki oreä yave, royemongapima yave, oreguataïru omombeu oiko oreve maerako oiporuse vasko reta jokuae mbaerechaka. Täta ikavi yepe!, karamboe ñorarope. Ereï, mbaetima oyangareko kavi reta jese paravete, tembiure guasuiñoma omae reta. “Jaema opa, pekaru añave”, jei yave, kavë ngunapa oa reta tembiure. Tenonde, yayerure jei vae, mbaeti etei imaendua paravete, yavaeteko oï yimbai. Rokaru guiyape tuichagua vae, mbitepe guinoi ururupia jare amogue kuchi soogua. Opama rokaru yave, amogue reta jei: “Kereï yavepa yakaruta?”. Irü jei chupe: “jaemako yakaru”, “Tou!! Tembiu ete teïya?”. Yayoaviguako ñamae ñai kia-kiara tembiu etegua vae.

Después de tomarnos las fotos y saciar nuestros egos, el guía empezó a explicarnos la importancia del Mirador para los vascos. Y, sin duda, fue un lugar estratégico que sirvió para las luchas por el territorio. En la última parte, ya casi nadie atendía a las explicaciones, puesto que las miradas estaban más centradas en las cajas que contenían las comidas. Y, finalmente, el guía dio la orden de comer. Como abejas a la miel, todos nos abalanzamos a recibir nuestras porciones. Los que tenían que hacer el ritual, entre ellos la compañera de la idea del ritual, lo olvidaron rápidamente ante las necesidades naturales. Finalmente, a la conclusión del banquete de bocadillo (un pan gigante con carne de pollo o res acompañado de verdura) con agua y naranja, algunos compañeros se preguntaban “¿A qué hora será el almuerzo, no?”. Otro les contestó: “Eso fue el almuerzo, lo que comimos”, y el otro dijo, pero “¿acaso, no era refrigerio?”. ¡En fin! Concepciones de comida. El viaje continuaba.

Opañoete rokaru yave, jaemai roasa rojo. Roo! Rovaë iguasu jembeipe, “océano pacifico” karai reta ombojee vape. Orepire roguata roiko jembei rupi, ivitu kavigua ñande rova oipeyu kavi jare guira reta oñee vae, avia katuma aiko äguasu. Guiramoiño roavë chupe i jembei ikavi yaike vaerä iröaguape. Tenonde, mbia katui rojo rovaë jokogui ïru reta mbegue-mbeguepe.

Nuestra segunda parada fue la zona costera de Jaizkibel. Después de caminar por más de media hora por la costa en compañía de la brisa del mar y los cánticos de las aves, encontramos el lugar idóneo para disfrutar de las frías aguas del Atlántico. Un primer grupo, todos varones, llegamos primeros, posteriormente el segundo y el tercero.

Iguasu ipia katu oyekua oï. Ikavi yaa vaerä pipe. Tenonde, mbaeti kia oipota oike oï. Vaskoigua reta räri oyemboi, ereï okiye oike vaerä. Jaemako, che jae chupe reta: “che rëtape, tëta iya reta räri oike”, mbaeti etei ipia amomimi. Cheko, iroi jare akiyegui ariri aiko paravete, ereï jae: “guiramoi ngaráma ayu kuae rupi”, jaemako ‘sakau!!’ aja a paravete ipe. I japipepema aï yave, oasama iroi chegui. Vasko aguasu reta, oguapi kavi itare, ipirinandi guirave, oï reta, guiramoiño aesa pia reta i amondo jese reta. Maia jäse reta, opaeño mabe jei, che apuka kavi aï, jaemako oike reta jare mbegue-mbeguepe ïru retavi. Che chepia katuma aï, aike iguasupe ramo, yavaete jembochigua.

 

El mar se veía tranquilo. La inmensidad azul y sus pequeñas olas daban la sensación de invitar a regocijarse en sus aguas. A un inicio nadie se animaba a entrar al agua y fueron los dos compañeros vascos quienes se pusieron sus respectivos trajes de baños. Hacían amague de lanzarse, pero también tenían frío. Pues, ni nuestra insinuación de que “los anfitriones deben dar el ejemplo” los convenció para que entrasen. Particularmente, temblaba de frío y pensaba: “por ahí no vuelvo a este lugar”. Fue así que nuestro miedo a no volver y nuestro deseo de sentir el agua nos animó a lanzarnos. Habíamos conquistado las aguas del segundo océano más grande del mundo. Saciados nuestros deseos y para completar el triunfo sobre el territorio vasco, decidimos echar agua a los amigos vascos. Gritaron. Decían de todo (en son de buena onda), pero qué importaba, ya los habíamos mojado y finalmente terminaron entrando, al igual que algunos otros compañeros.

Ereï, ndei ayokenda ramboeve kuae mbaekuatia, tachemiarimi räri mbae-mbaeko oasa ndei roa mbove iguasupe jare maerako joko raï amojee kuae kuatia:

No obstante, antes de entrar a las aguas del mar, sucedieron dos cosas que merecen ser comentados y es la que le da razón al acápite de nuestra crónica, y es como sigue:

Rovaema roï i jembeipe yave, peti-petipe roa rojo ita ichi jeko pegua. Ereï, mbaeti eteï yaa rapeä vaerä, ita mbaeti ichi mbaté oï teï. Jokoraiñovi, irü reta ovaë ojo ramboeve osiriri Amoguepe jasi, ereï amoguepe mbaeti mbaté, jeviño guirokua reta. Oasama yave kuae teko, jaemako iñee reta oï: maerpa joko raï yasa? Ani, mbaeti yayerureramora?

A medida que nos aproximábamos a las orillas del océano, lo miembros del primer pelotón, uno a uno íbamos resbalando en las piedras. Si bien algunas piedras se veían verduscas por los musgos, no era una causa convincente, a nuestro juicio, de provocar caídas. Asimismo, el segundo y tercer grupo, tampoco pasaron desapercibidos a los ojos del mar. Algunos, más que otros, sufriendo golpes y decían “¡ay!”; pero, afortunadamente, la mayoría de los golpazos fueron recibidos por nuestros culos (traseros). Después de lo acontecido, entre murmullos se comentaba que las caídas no eran casualidad y que no se cumplió con los respectivos ritos.

Ndei rojo mbove jokuae iguasugui yave, metei yaimba paravete –ketiguira- ou ovaë oreve. Amogue reta jei, igui oë jaeramo ndayé ombojee reta “vasko reta jimba iguasugui”. Ojo oiko orerupie paravete, ereï kuti katu ovaëma chupe iya reta.

Antes de abandonar las aguas del océano, apareció una perrita entre nosotros. Algunos ya estaban planteando su hipótesis de que había salido del mar y que era muestra de reclamo por no hacer el ritual. El animal no lucía bien, estaba mojada y los compañeros no dudaron en bautizarla como la “nutria vasca”. Olisqueaba a uno y a otro, se veía que había perdido a su amo. Empero, felizmente, después de caminar un buen rato con nosotros la hermosa “nutria vasca”, en el camino, encontró a sus amos.

Ayokenda vaerä kuae mbaekuatia iguasure tachemiari peve mbaeko oasa vae. Rojo roiko ramboeve, royemongueta rojo: maera eteiko joko raï roasa vae. Mbaeti mbae, yepeteï rore kiriri ereï jaeñoko roe: “Iguasu opata hagua teï iyerure” ani oipota teïra oyuvanga orendive. Reï, opita orepiape iguasu iñee kavi vae jare royau vae, jokoraiñovi roikuaa michimi yepe vasko reta jëta jare jeko.

Para cerrar nuestro relato sobre el evento de aprendizaje en el mar, el camino de retorno es el episodio perfecto. Pues, resulta que, mientras en grupo caminábamos e íbamos reflexionando sobre lo sucedido y sin dar mucha vuelta o explicación al asunto, había un acuerdo silencioso entre todos: Esos hechos nos llevaba a la conclusión, y amparado en nuestro sentimiento espiritualista, que “el mar quiere su ofrenda” o, simplemente, quería jugar con nosotros. Al final, queda el aprendizaje de las energías del océano, haber disfrutado de sus aguas y conocido un pedacito del territorio de Euskal Herria.

Elías Caurey jaeko ñande vae jare omenda Ara ndive, mokoi tayi reta: Arandei jare Tesavera Yasiendi. Oyemboe sociología jare antropología, añave oyapo oï “estrategias de revitalización lingüística” jei vae yemboe renda Mondragón Unibertsitatea tëta País Vasko – Españape.

Elías Caurey es guaraní y está casado con Araceli Rios con quien tiene dos hijas: Arandei y Tesavera Yasiendi. Es sociólogo y antropólogo de formación. Cursa el master “experto en estrategias de revitalización lingüística” en Mondragón Unibertsitatea del País Vasco – España.

Kuae kuatia jaeko mbovi reta oïta oï, jokoraïta ambojee aï: “Metei guaraní imiari kereïko oguata oiko vaskoreta jëta rupi”, mbovi-mbovipe oëta reta oï.

El presente artículo es un acápite de varios otros que forman parte de “Crónica de un Guaraní en el País Vasco” que se irán publicando de a poco.

 

Territorio Euskal Herria, 29 de octubre de 2016