Economía
Reporte de ASOBAN
Crece la cartera productiva y de vivienda social durante primer semestre de 2015

Valorar esta noticia: 
sin votos aún
Viernes, 7 Agosto, 2015 - 19:36

Con un desempeño positivo y estable cierra la banca privada de Bolivia el primer semestre del 2015. Al 30 de junio, la cartera de la banca se situó en $us14.042 millones, monto que superó en $us2.096 millones al registrado en similar periodo de 2014 y que, en términos de crecimiento interanual, creció 18%. 

De acuerdo con el reporte semestral de ASOBAN, al interior de la cartera, destacó el crecimiento del crédito productivo y de vivienda social, el cual ascendió a 31% en los últimos doce meses. Por su parte, los depósitos crecieron 22% en el último año. 

El informe destaca que en el primer semestre del año la banca continuó manteniendo el liderazgo en cartera y depósitos del sistema financiero, alcanzando una participación de 92%, en el primer caso, y 94% en el segundo. 

“Los resultados dan cuenta de que la banca continúa impulsando los créditos a sectores productivos y de vivienda de interés social. A través de las mayores facilidades otorgadas, se atiende la demanda del público”, destacó Nelson Villalobos, secretario Ejecutivo de ASOBAN. 

Más vivienda social y actividad productiva, menos comercio 

De acuerdo con el ente que agremia a la banca privada, el primer semestre del año la cartera creció $us1.011 millones, aumento que equivale a un crecimiento acumulado de 8%. 

Con respecto a la composición de la cartera, el crédito a los sectores productivos continuó creciendo, alcanzando $us5.650 millones, cifra superior en $us1.352 millones a la de 12 meses atrás, registrando un destacado crecimiento de 31% en similar periodo. 

Como se señaló, al interior de la cartera total, las actividades productivas mantuvieron una importante participación, destacando la industria manufacturera (17%), la construcción (11%) y la agricultura y ganadería (8%). 

Por otra parte, el crédito al resto de sectores ascendió a junio a $us8.392 millones, cifra $us744 millones superior a la de junio de 2014, y cuya tasa de crecimiento interanual fue de 10%. 

Al interior de los sectores considerados como no productivos, el sector que presenta un mayor retroceso es el comercial, habiendo pasado de un crecimiento interanual de 24% en promedio entre 2011 y 2014, a 9% entre junio de 2015 y similar periodo de 2014. En lo que va del año, la cartera comercial creció solamente en 2%. 

“Es importante resaltar que, en base a las metas de cartera establecidas por la regulación, los bancos están realizando los mayores esfuerzos para colocar créditos en los sectores productivos y de vivienda social; sin embargo, en el marco de la inclusión financiera, también los bancos están enfocados en no desatender del todo a los otros sectores, aunque, como muestran los resultados al primer semestre, no es una tarea sencilla, pues el crecimiento de la cartera productiva requiere superar varias veces el de la no productiva para alcanzar la composición fijada por el Gobierno”, indicó el Secretario Ejecutivo de ASOBAN.

A su vez, la banca continuó impulsando el crédito de vivienda de interés social, el que alcanzó a $us 1.030 millones en el primer semestre de 2015, monto $us193 millones por encima del registrado al cierre de la gestión 2014 y que equivale a un crecimiento acumulado de 23%. 

Villalobos destacó “el aumento en la participación de los créditos de vivienda de interés social en el total de la cartera productiva, porcentaje que alcanzó a 18% a junio”. 

Metas de cartera productiva en proceso de cumplimiento 

La participación de la cartera destinada a los sectores productivos continuó aumentando, siendo al final del semestre la de mayor participación en el total de la cartera con 37%. Por su parte, las carteras de servicios y comercial redujeron sus participaciones, situándose en 35% y 28%, respectivamente. La composición de cartera señalada implicó un aumento de $us638 millones en la cartera a sectores productivos en el primer semestre, $us311 millones en la cartera a sectores de servicios y $us62 millones en la cartera al sector comercial.

Caen el crédito PyME y de consumo 

En cuanto a la cartera por producto, durante el primer semestre se registró crecimiento del crédito empresarial (14%), microcrédito (8%), hipotecario (12%) y consumo (5%). Sin embargo, como ya se habría registrado desde fines de la gestión 2014, el crédito destinado a PyME retrocedió (-2%), situación que coincide con los requisitos de formalización de las empresas exigido por el ente supervisor y que derivó en menor demanda crediticia. 

El crédito PyME decreció en 4%, tasa considerablemente inferior a la de gestiones pasadas. De hecho, el crecimiento de la cartera de créditos PyME en gestiones anteriores se situó en torno a 23% en promedio (2011-2013). 

El reporte de ASOBAN señala que, si bien el crédito de consumo registró crecimiento, es importante notar que éste fue considerablemente menor al registrado en gestiones pasadas, cuando se situó en torno a 25% en promedio entre 2011 y 2013, reduciéndose a 10% en 2014. En lo que va del año esta cartera sólo creció 5% y 7% anual con respecto a junio del año pasado. 

Cae la rentabilidad 

Con respecto a la rentabilidad del sector, al primer semestre las utilidades alcanzaron a $us115 millones, reduciéndose en $us 4 millones con respecto a similar periodo de 2014, lo cual equivale a un retroceso de 3,5%. 

Este resultado refleja, en parte, los primeros efectos de la fijación de las tasas en el sistema, pues los menores ingresos financieros reducen el margen financiero, afectando en último término el resultado del sector. Además, es importante considerar que el establecimiento de las metas de cartera también afecta la rentabilidad, pues obliga a que hasta 2018 el 60% del total de cartera esté sujeto a tasas fijas.   

En cuanto al patrimonio de la banca, en línea con las políticas de capitalización de las utilidades, a junio el patrimonio de los bancos alcanzó $us 1.729 millones, registrando un crecimiento de 13% con respecto al primer semestre de la pasada gestión. 

Por su parte, el ROE del sector se situó en 13,5%, porcentaje inferior al del cierre de la gestión pasada (17,3%) y que ha tendido a disminuir paulatinamente en los últimos años. 

En efecto, la rentabilidad promedio del sector en el periodo 2007- 2011 se situó en torno a 20%, situándose en torno a 16% entre 2012 y 2014, producto de las disposiciones que impactaron los márgenes financiero, operativo y neto de las entidades, y cuyos efectos ya se comenzaron a notar en el primer semestre del año, quedando aún un periodo de adecuación en el que se terminarán de evidenciar los impactos sobre la rentabilidad del sector. 

“El crecimiento de la cartera y la expansión del crédito tienen su origen en las utilidades obtenidas por la banca en gestiones pasadas, las cuales se capitalizaron y permitieron el fortalecimiento de los patrimonios. La expansión del crédito no sería posible si la banca no tuviese esa capacidad de ser rentable”, concluyó Nelson Villalobos. (Nota de prensa)

 

Valorar esta noticia: 
sin votos aún