Social
Son 130 damas soldado
Se licencian las primeras mujeres del servicio militar: “El orgullo es para siempre”
El acto se realizó en el Colegio Militar. Foto: Min. Defensa.

Valorar esta noticia: 
Average: 3 (6 votes)

Martes, 5 Febrero, 2019 - 18:15

Este martes se constituyó en un día histórico para las Fuerzas Armadas, puesto que por primera vez se licenció una generación de damas soldados, que cumplieron con su servicio militar durante un año en diferentes cuarteles del país.

El acto se realizó en al Colegio Militar en La Paz. En total recibieron su libreta militar 2.320 conscriptos, de los cuales 130 son mujeres.

Las damas soldados coincidieron que recibir su libreta militar, luego de un año de esfuerzo y estar alejadas de sus familias, es un gran honor y orgullo.

Me siento muy feliz conmigo misma”, dijo Marcela, quien hizo su servicio militar en Sucre. “Ahora sólo decirles a mi mamá y papá: misión cumplida”, acotó.  

La noticia de que se había abierto el reclutamiento para mujeres cayó de sorpresa a la jóvenes. Varias de ellas lo vieron como una oportunidad de emprender una carrera, para después inscribirse a un instituto de las Fuerzas Armadas o Policía.

Sin embargo, otras dijeron que se inscribieron sólo para saber cómo es la vida militar. Ese fue el caso de Rosalinda, que recibió instrucción en Oruro Su mamá le pidió no inscribirse, pero, la joven dijo que decidida consiguió los documentos y se presentó a un cuartel. 

No obstante, la mayoría señaló que entró al cuartel para demostrar que las mujeres también pueden y tienen capacidades, al igual que los varones.   

Tal como pasa con los varones, algunas de las damas soldados tropezaron con el problema de que se acaban los cupos en determinados cuarteles. Rosela Apaza, por ejemplo, ya no pudo encontrar espacio en los cuarteles de La Paz y se fue al trópico de Cochabamba para reclutarse. Manifestó que desde niña su sueño era tener la experiencia militar.       

Las damas soldados también recibieron el apoyo de sus familias. Muchas de ellas manifestaron que su motivación para persistir durante los primeros meses, en que pensaron hasta desertar, fue pensar en sus padres y el orgullo que significaría para ellos terminar el servicio.

Me puse fuerte por mi madre y mi padre”, dijo Zenaida Alejo, una joven potosina que cumplió su servicio militar en Santa Cruz, alejada de su familia. 

Uno de los padres, presentes en el acto, confesó que tenía sus dudas cuando su hija decidió irse al servicio militar. Recordó que le dijo a su hija que no debía abandonar el cuartel, y que era mejor salir muerta del mismo antes de desertar, pero ahora en su licenciamiento le faltaban palabras para expresar el orgullo que sentía al ver a su primogénita. 

Una madre, que sólo se expresaba en aymara, dijo que tenía el sueño que alguien de su familia vaya al cuartel, pero había tenido sólo hijas mujeres. Manifestó su orgullo de que una de sus hijas haya realizado el servicio militar con el apellido Quispe.

La damas soldados manifestaron que hubo momentos difíciles, sobre todo al comenzar el servicio, con reglas estrictas, levantarse a las cinco de la mañana, vestirse “hasta contar cinco” y los ejercicios. Pero llegaron a acostumbrarse.

En esos periodos duros, las conscriptas compartieron risas y lágrimas. Como sucede con los varones, las damas soldados desarrollaron una hermandad que perdurará por toda la vida. Despedirse entre ellas este martes fue un sentimiento agridulce, felices por terminar y recibir su libreta, pero tristes por la despedida.

“Triste por dejar a mis camaradas, a mis hermanas. Me da pena dejarlas, sé que nos vamos a volver a ver, es muy triste, pero hemos pasado lindos momentos. Hay momentos para reír y para llorar ahí adentro”, relató Zenaida Alejo.

“Con mis hermanas alguna vez hemos llorado en el terreno, muchas cosas, es una bonita experiencia”, agregó Rosa Mamani, que estuvo en el trópico de Cochabamba. 

Melisa Solares, que estuvo en un cuartel de Oruro, confesó que los primeros meses se sintió asustada por las órdenes, pero con el paso del tiempo ya no tenía miedo y que demostraron a sus camaradas varones que pueden con el servicio militar.

Varias de las conscriptas dijeron que en el cuartel han sentido discriminación de parte de sus camaradas varones, pero todas en general destacaron que supieron superar aquello y demostrar que podían hacer lo mismo que los hombres.

Vanesa Ramírez, que cumplió su servicio en Potosí, dijo que se siente “un poco” la discriminación, pero las mujeres no se rindieron y demostraron que podía con mucho coraje y valor. “Moral siempre ante todo”, sostuvo.

Zenaida Alejo resaltó que, a pesar de la discriminación, supieron salir adelante y su camarada Rosela Apaza agregó que no podían dejarse vencer por los dichos machistas que tenían sus compañeros. 

Juana Janco, que estuvo en un cuartel de Potosí. señaló que también al principio se sentía la discriminación, pero con las mujeres demostraron que son iguales o mejores que los varones.

Todas animaron a que una nueva generación de jóvenes mujeres se integren al servicio militar, en el reclutamiento que se habilita desde este miércoles 6 de febrero. 

Zenaida Alejo dijo que, a pesar de las dificultades, una mujer forja su carácter en el servicio militar y aprende lo necesario para no ser manipulada por ningún varón. Vanesa Ramírez dijo a la nueva generación que se puede demostrar que las mujeres son más fuertes.   

“No se rindan el dolor es momentáneo, la fatiga es momentánea, pero el orgullo es para siempre”, concluyó.

 


Valorar esta noticia: 
Average: 3 (6 votes)