Política
Se propone comprobar que la justicia está podrida
Mesa denuncia ‘linchamiento’ judicial desde el Ejecutivo
Foto: ERBOL.

Valorar esta noticia: 
Average: 5 (3 votes)

Miércoles, 25 Julio, 2018 - 20:08

Luego que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) decidió dar curso al juicio contra Carlos Mesa por el caso Quiborax, el expresidente aseveró que es víctima de un “linchamiento” judicial realizado bajo órdenes del Poder Ejecutivo, y que ahora persistirá en su intención de demostrar que lo “podrido” que está el sistema de justicia.

La tarde de este miércoles, el máximo tribunal del país decidió pedir a la Asamblea Legislativa que autorice el juicio a Mesa, quien está acusado por supuestamente emitir un decreto supremo con defectos legales que derivó en el pago de una indemnización de 42 millones de dólares a la empresa Quiborax, previo arbitraje internacional.

“El Ministerio Público y el Tribunal Supremo de Justicia son brazos ejecutores que obedecen las órdenes del Poder Ejecutivo, en este caso a las órdenes del ministro de Justicia, Héctor Arce, a quién sigo acusando de ser el verdadero responsable del caso Quiborax”, dijo el expresidente, quien culpa de la pérdida de los 42 millones a la mala defensa del Estado en el arbitraje.  

Mesa manifestó que “esto no es otra cosa que un linchamiento a través de un proceso judicial”. Señaló que no es optimista con lo que vaya a decidir la Asamblea, después de que el presidente del Senado, José Alberto Gonzales, anticipó que no alcanzarán los plazos procesales para meterlo a la cárcel antes de que pueda postularse a la presidencia en 2019.   

“Lo que está haciendo el Gobierno el presidente Morales conmigo es un proceso, es un mecanismo, es un ejercicio de demolición de mi figura política y de demolición de mi honor, y mi dignidad personal”, sostuvo.

El exmandatario manifestó que la acusación en su contra es vergonzosa, porque con la expulsión de Quiborax nacionalizó el Salar de Uyuni y echó del país a una empresa pirata.

Afirmó que no bajará la cabeza y continuará en la tarea de comprobar que los verdaderos responsables del caso Quiborax son aquellos que, “en este mundo al revés”, lo están acusando. “Soy víctima de una persecución política y una criminalización de la política y soy consciente de que mi deber como ciudadano es demostrarle al país cómo funciona y cuán podrido está el sistema judicial, independientemente de cuál sea la consecuencia”, manifestó.

Mesa también cuestionó la velocidad con que se realizó el proceso en su contra, puesto que en dos meses y tres días se pasó desde la denuncia hasta el aval del TSJ. Para el exmandatario, se comprueba la urgencia que tiene el oficialismo de condenarlos antes de que se produzca cualquier elección.

Le duele el tema del mar

Mesa manifestó que le produce “profundo dolor” que habiéndose “jugado entero” por defender la causa marítima como vocero oficial, trabajando casi 24 horas por dos años, ahora esté siendo acusado por el mismo Gobierno que lo puso le confió esa responsabilidad.

Señaló que además esos que lo acusan entregaron 42 millones de dólares a un jurista que, además de representar a Quiborax, es abogado de Chile en el litigio por el mar que se desarrolla en La Haya.

 


Valorar esta noticia: 
Average: 5 (3 votes)