Economía
Para construir tramos carreteros
Cadecocruz pide a la ABC que no cierre las puertas de licitaciones a empresas bolivianas
Foto ilustrativa de obras en carretera. Foto: ABC.

Valorar esta noticia: 
sin votos aún

Martes, 4 Diciembre, 2018 - 09:43

El gerente de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), Javier Arze, pidió a la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) “que no cierre nuevamente las puertas” de las licitaciones a las empresas bolivianas, con requisitos que considera discriminatorios y que favorecen la contratación de firmas extranjeras.

En entrevista con ERBOL, Arze destacó los avances que hubo de parte del Gobierno para facilitar la contratación de empresas bolivianas, como que se permita la división de carreteras por tramos, pero expresó su preocupación por la licitación del tramo Mairana-Bermejo, que aseguró representa un retroceso en esa política, porque incluye requisitos prohibitivos para las empresas nacionales.

Afirmó que la convocatoria para el tramo Mairana-Bermejo de 58 kilómetros  incluye requisitos que duplican y triplican los exigidos para el tramo Mataral-Mairana, de características similares y sólo ocho kilómetros menos de extensión.

Dijo que le parece extraña la diferencia que existe en los requerimientos de experiencia en ambos proyectos. Mencionó por ejemplo que para Mataral-Mairana se exigió que en los últimos 10 años la empresa haya tenido al menos una obra por un valor de 35 millones de dólares, pero en la licitación de  Mairana-Bermejo esa cifra se subió a 80 millones.  

Otro ejemplo, que detalló Arce, consiste en que para Mataral-Mairana se pidió experiencia de 80 mil metros cúbicos de pavimento reciclado estabilizado con cemento Portland, y 15 mil metros cúbicos de carpeta de concreto asfáltico, modificado con polímeros; pero los requisitos para Mairena-Bermejo son 200 mil metros cúbicos y 30 mil, casi el triple y el doble, respectivamente.  

El directivo indicó que se observó cuatro requisitos y que la ABC emitió la semana pasada unas enmiendas en que sólo flexibiliza uno de ellos. Anunció que se seguirá haciendo gestiones para que la entidad estatal se siente a dialogar con las asociaciones de constructores, y con el financiador (en este caso BID), para establecer bien las capacidades de las empresas bolivianas.

Afirmó que ese tipo de requisitos son discriminatorios, puesto que excluyen a las empresas bolivianas de los procesos de licitación. Sostivo que en esas condiciones “estamos regalando plata al extranjero” y que además las empresas foráneas son constantemente denunciadas por atropellos a los trabajadores.

No obstante, aclaró que el sector constructor ha visto con buenos ojos que se haya ampliado el plazo para la presentación de propuestas del 3 de diciembre hasta el 10, y que se haya flexibilizado un requisito.

Pidió que no se cierre las puertas a las empresas bolivianas y que no se vuelva al “círculo vicioso” de hace dos a tres años, cuando para el empresario nacional era un utopía el obtener los contratos de la ABC.

Estimó que actualmente más del 70% de la obra en este rubro está en manos de firmas extranjeras, y que el restante 30% está a cargo de bolivianos. Aseveró que este segundo porcentaje consiste en proyectos que abandonan las compañías transaccionales y se la dejan a nacionales.

Aseguró que las empresas bolivianas respetan a los trabajadores, a diferencia de los extranjeros, y que el dinero que llega a las compañías bolivianas se queda en el país y es reinvertido.

 


Valorar esta noticia: 
sin votos aún