Ciencia y Tecnología
35.000 morsas en peligro por culpa del calentamiento global
Las morsas suelen descansar en el hielo marino, pero a falta de éste lo hacen en las playas.

Valorar esta noticia: 
Average: 5 (2 votes)

Jueves, 2 Octubre, 2014 - 13:57

Unos 35.000 morsas han quedado varadas en una playa de Alaska debido al derretimiento del hielo ártico, consecuencia del calentamiento global, según ha informado el Instituto Americano de Geofísica.

El pasado 27 de septiembre, las morsas fueron observadas por aire cerca de Point Lay. Cuatro días antes, había solamente 1.500, han explicado los expertos de la USGS. "Eran casi 24 veces más", ha insistido Megan Ferguson, un especialista en la vigilancia aérea de los mamíferos marinos de la agencia Oceanográfica y Atmosférica estadounidense (NOAA).

Ferguson ha hecho hincapié en que se trataba de una estimación visual de los expertos de la NOAA y USGS, y que esta cifra podría ser refinada. También ha señalado que cada vez se están viendo más osos pardos en el lugar y que, en contraste, las ballenas grises que estaban presentes en la zona hasta los años 90 han desaparecido, "signo de un cambio de medio ambiente del Ártico".

Según Jay Chadwick, un investigador en el USGS, el número anormal de morsas varadas "es realmente una consecuencia del calentamiento global" y de la "reducción del hielo" en el Océano Ártico al final del verano . Por lo general, los animales viven en el hielo y pescan en aguas poco profundas, pero con el gran derretimiento del hielo acaecido este verano, las morsas se han reunido en profundidades demasiado grandes para poder alimentarse, por lo que buscaron refugio en el continente para coger peces más fácilmente, explicó Jay.

Esta característica de la morsa del Pacífico y específicamente del fenómeno de mar de Chukchi, según el USGS, "no se producía desde hacía diez años", ha asegurado el Instituto en su sitio web. Los expertos aún no saben si este cambio en el comportamiento de las morsas puede tener un impacto en su mortalidad, ya que creen que los bebés morsas son más frágiles en la tierra y además los animales pierden más energía en busca de presas en el suelo que, cuando están en el hielo.

(Tomado de elmundo.es)


Valorar esta noticia: 
Average: 5 (2 votes)