Diálogo Nacional y Pacto Social

Por Moisés Mercado S.
Analista económico

El Diálogo es la única herramienta que conoce la humanidad para resolver conflictos, divergencias, sumar e integrar esfuerzos. Está comprobado en todas las esferas humanas desde las familiares, sociales, políticas, económicas, culturales, religiosas e internacionales de las ventajas, bondades y resultados que se obtiene del dialogo. Es un espacio de expresión de lo que sientes, cómo te encuentras y que esperas del futuro personal y colectivo, son las partes que dialogan en búsqueda de una solución y desafío.

Sin embargo, para llevar adelante un encuentro se debe cumplir el requisito fundamental denominado “Voluntad de Diálogo” que significa que las partes depongan actitudes de trinchera que, sin duda, reflejan intereses individuales o colectivos de seguro serán afectados o beneficiados por sus resultados. Es sin duda el bien mayor, “el bienestar común de todos los bolivianos (as)” que nos lleva a la necesidad de alcanzar acuerdos mínimos. Queremos expresar el estado de situación actual y las perspectivas muy complejas para enfrentar la pandemia del coronavirus y la costosa factura emocional, social, económica y política que dejará. Obliga a los líderes políticos y sociales que representan a partidos políticos, grupos sociales, empresariales y ciudadanos a la búsqueda de grandes soluciones para los grandes problemas que deja este tiempo.

Serán la razón, la lógica, la sinceridad, el amor por Bolivia y por sobre todo el bienestar común, las herramientas ordenadoras para que el diálogo en términos metodológicos, y si fuese necesario también se requiera de un facilitador del diálogo que permita modular los tonos de las partes que se encuentran en la mesa de negociación. 

Es importante la construcción de una “Agenda de grandes temas de Estado” como elemento ordenador del diálogo. Esta debe ser planteada inicialmente por los actores sociales, económicos y políticos y debe contener los temas que son de preocupación e interés de todos los bolivianos (as) como son: La Salud, la educación, la reactivación económica, la institucionalidad (nacional y subnacional); la democracia y derechos humanos; y la justicia.

Es importante la participación de todos los niveles subnacionales (municipios, regiones, departamentos, gobierno nacional) porque integran la diversidad de actores sociales, económicos y culturales más próximos a la realidad y será fundamental para la construcción participativa de una agenda de la que todos se sientan parte y la asuman como suya.

De esta manera la construcción de grandes acuerdos desde el territorio permitirá ir alcanzando gradualmente consensos y pactos sociales que permitirán viabilizar las agendas institucionales públicas como privadas que generen condiciones esenciales para resolver los grandes problemas locales, regionales, departamentales y nacionales. 

Repuesta la institucionalidad democrática después de las elecciones generales y subnacionales, será imprescindible llevar adelante el Diálogo Nacional para alcanzar un Pacto Social, entre tanto es importante construir una agenda de consenso que nos permita generar condiciones de gobernabilidad con inclusión entre todos los actores sociales, económicos y políticos para llevar adelante la reconstrucción de la Patria. 

El diálogo nacional y un pacto social serán las únicas herramientas que eviten la violencia y confrontación entre bolivianos (as).