Espectáculo
Sólo duerme seis horas
Trump consume 4,3 litros diarios de Coca Cola al día

Valorar esta noticia: 
Average: 2 (3 votes)
Domingo, 17 Diciembre, 2017 - 13:36

Donald Trump bebe unos 4,3 litros de Coca-Cola light al día. Eso significa 12 latas de 360 mililitros, lo que a su vez implica unos 564 miligramos de cafeína. O, puesto de otra manera, el equivalente a unos 11 cafés.

No es una dosis saludable. Pero nada lo es en la rutina diaria del presidente de Estados Unidos. Trump lleva décadas durmiendo entre cinco y seis horas diarias.

Y profesa una peculiarísima filosofía científica que le lleva a creer en el poder de la genética -hasta un extremo que algunos creen que le acerca a la eugenesia, o sea, a la teoría de que la especie humana es perfectible simplemente 'cruzando' los individuos más saludables- y en que cada persona tiene solo una determinada cantidad de energía que puede gastar.

De ahí viene su rechazo por las actividades deportivas. Con una excepción: el golf. En lo que lleva de presidencia, Trump ha ido a practicar ese deporte 79 veces desde que llegó a la Casa Blanca. Eso supone que, en promedio, el presidente se pasa uno de cada cuatro días en el green.

No está mal para alguien que acusaba a Barack Obama de pasarse todo el tiempo jugando al golf. Pero, aunque no haga ejercicio, Trump es hiperactivo. Se levanta en torno a las 5:30 de la mañana. Y lo primero que hace es encender la televisión.

'Morning Joe', de sus aliados, ahora convertidos en enemigos feroces, Joe Scarborough (al que acusó indirectamente de asesinato en Twitter hace tres semanas) y Mika Brzezinski, y CNN para ponerse de mal humor; 'Fox and Friends', de Fox News, propiedad de Rupert Murdoch, para recibir una inyección de optimismo.

Según los periodistas de 'The New York Times' Maggie Haberman y Glenn Thrush, que llevan trabajando desde septiembre en un libro sobre la Casa Blanca de Trump, los asesores del presidente saben de qué humor va a estar en función de lo que vea desde la cama. Tuitea por instinto

Los shows de la mañana también suelen determinar los tuits de Trump, que en ocasiones, de acuerdo con Haberman y Thrush, empieza a tuitear desde la cama. Una cama que nadie sabe a ciencia cierta si comparte con su esposa Melania Trump, con la que, se dice, tiene una relación más bien ártica. De hecho, Melania estaba barajando en 2015 la posibilidad de trasladarse a su Eslovenia natal con el hijo que tiene con el presidente, Barron, que sufre una enfermedad del espectro autista -algo posiblemente difícil de aceptar para alguien como Trump, que cree firmemente en que su dotación genética no es de este mundo- hasta que su esposo entró en política y se vio obligada a ejercer el papel de mujer-florero, primero en Nueva York, y después en Estados Unidos.

Como casi todo lo que hace, Trump tuitea por instinto. A menudo, lo hace contra la opinión de sus colaboradores. Claro que, cuando le dicen algo, su argumento es irrebatible: él ha ganado la Casa Blanca con esos instintos, contra la opinión de toda la clase política, de todos los consultores -o, al menos, de los considerados 'serios'- y, en general, de todos los que supuestamente 'saben'.

Cuando está a punto de cumplir un año en el Despacho Oval, Trump tiene la popularidad más baja de la Historia, pero domina el panorama político de EEUU, y está a punto de lograr una reforma fiscal que ataca de forma brutal a los estados demócratas y a su base de votantes -los blancos de ingresos bajos-, y baja la presión impositiva a sí mismo, a sus hijos, y a las grandes empresas e inversores. No está mal para alguien que se pasa entre cuatro y ocho horas diarias viendo cadenas de televisión de noticias. Fundamentalmente Fox News - para animarse - y CNN y MSNBC - para enfadarse -.

Incluso en las reuniones con sus asesores, Trump tiene un monitor de televisión con el volumen en cero, al que mira frecuentemente para ver los titulares de las noticias. Es parte de su proverbial falta de concentración, que llevó a un viejo conocido del presidente de sus años como promotor inmobiliario en Nueva York a decir: "No me creo lo de la 'trama rusa' por la sencilla razón de que Donald no es capaz de pasarse quince minutos sentado y sin hablar".

Ni alcohol ni tabaco, nunca

Los programas de noticias de televisión son críticos en la visión del mundo del jefe del Estado de EEUU. Es un rasgo más de su carácter heterodoxo, de su tendencia a saltarse las jerarquías, a establecer sus propios equipos, que funcionan en paralelo a la Administración pública.

Los asesores de Trump tienen los orígenes más diversos. Ahí está Omarosa Manigault, una ex concursante de su 'reality show' 'El Aprendiz' sin educación formal fue durante meses una de las principales asesoras políticas del presidente hasta que fue despedida en un escándalo con gritos en la Casa Blanca esta semana. O el ex policía neoyorkino Keith Schiller. O, en el otro extremo, los financieros John Paulson (que ganó 3.400 millones de dólares apostando por el desplome del mercado inmobiliario en 2008) y Carl Icahn (que tuvo que dimitir del cargo de asesor del presidente en agosto después de que la prensa desvelara que estaba tratando de modificar la regulación sobre el uso del etanol para favorecer a una refinería de su propiedad).

El día de Trump empieza a relajarse como a las 6 de la tarde, con una cena más bien informal en la Casa Blanca, con filete a la parrilla muy hecho, tocino, ensalada con salsa roquefort y jugo de carne. No hay alcohol, porque Trump no ha fumado ni bebido en su vida, y además siente animadversión por la bebida y el tabaco, a raíz de la muerte de su hermano mayor y favorito de su padre, 'Fred', por su alcoholismo.

Es el momento más social del día, en el que el presidente suele invitar a gente a la Casa Blanca, charlar con ellos, y enseñarles el edificio. Y también la ocasión para meterse en el cuerpo todo el azúcar que las doce coca-colas light no tenían, porque la cena suele concluir con pantagruélicos postres de helados y tartas.

Precisamente, en mitad de uno de esos postres, decidió bombardear Siria en abril. "Era el trozo de tarta de chocolate más bonito que hayas visto en la vida", dijo Trump a la periodista de Fox Business Maria Martiromo. Tras la cena, Trump suele pasarse unas horas más viendo la televisión. De nuevo, Fox si está de buen humor, o CNN o MSNBC si quiere ver algo que le suba la tensión.

En torno a la media noche, ya está en la cama. Otro día más en la vida del líder del mundo libre.

MÁS NOTICIAS
Valorar esta noticia: 
Average: 2 (3 votes)